Por hoy, para el analista político y experto en tema digital Christian Guevara, el diputado Norman Quijano, salvado del desafuero, puede mostrar “su amplia sonrisa”, y la bancada legislativa de ARENA celebrar un triunfo más desde los curules de la Asamblea Legislativa, pero advierte que solo será cuestión de tiempo para que la población les haga pagar la factura. 

Ayer, los diputados en una jugada aritmética como de costumbre, perdonaron que el diputado Quijano perdiera su fuero constitucional y pudiera ser juzgado penalmente por pactar con pandillas y comprar favores en su intención por llegar a la Presidencia de la República. 

El “juego legislativo” acabó en 41 votos en favor que el parlamentario fuera ante la justicia, pero fueron insuficientes para lograrlo, ya que “confabularon” para no alcanzar el número, lo que ha dejado “mal sabor de boca”.

 “Hoy (ayer) la Asamblea demostró que está del lado de las pandillas y del crimen organizando al proteger a Norman Quijano. Y con esto demuestra que le importa poco la vida de los salvadoreños honrados”, expresó Guevara, quien advierte que “este descaro” les traerá consecuencias políticas al futuro. “En el 2021, la debacle de ARENA se llamará Norman Quijano”, pronosticó.

“Cuando anden pidiendo el voto en los barrios y las colonias, la misma gente les va recordar que vayan a buscar los votos a los centros penales, porque ahí están sus protegidos”, argumentó el analista.

De lo sucedido ayer, lo único que queda de consuelo de acuerdo al analista Guevara, es que los delitos que Norman cometió en su afán por convertirse en mandatario, son de crimen organizado y, según las leyes, esos NO prescriben.  «En 2021 los diputados actuales buscarán sus votos en las cárceles», concluye.

Show CommentsClose Comments

Leave a comment